El ICOMEM evaluará los posicionamientos negacionistas sobre la pandemia de la COVID-19

26 ago 2020
El ICOMEM evaluará los posicionamientos negacionistas sobre la pandemia de la COVID-19

La actitud y los mensajes de los médicos negacionistas constituye una grave irresponsabilidad, supone un grave peligro para la salud pública y violan las normas deontológicas.

Ante la proliferación de posicionamientos negacionistas efectuados por algunos profesionales médicos sobre la pandemia de coronavirus SARS-CoV-2, la validez de las pruebas PCR y sobre las medidas preventivas, la Junta Directiva del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM) recuerda que la actitud y los mensajes de estos médicos negacionistas, contrarios a la evidencia científica disponible, constituye una grave irresponsabilidad y supone un grave peligro para la salud pública. Pero, además, estas conductas violan las normas deontológicas de la profesión médica. Por consiguiente, informa a sus colegiados:
 
  • Que todos los médicos que propaguen o favorezcan comportamientos contrarios a la ética y a la ciencia podrán ser expedientados según nuestro Código de Deontología.
  • Que todos los médicos que aconsejen comportamientos de riesgo para la población o la Salud Pública podrán ser evaluados desde el punto de vista científico y ético por las distintas comisiones que para ello disponen las corporaciones y que regulan la práctica profesional.
  • Que denunciaremos actitudes permisivas para cualquier manifestación que conlleve riesgos de salud para las personas que a ellas asistan. Los colegios profesionales son corporaciones de derecho público y deben velar por la salud de la ciudadanía como expresión de la práctica médica.
  • Que denunciaremos ante las autoridades competentes cualquier comportamiento sectario o negacionista ya que gozamos de un sistema sanitario, así como un desarrollo científico y tecnológico que hacen que la esperanza y la calidad de vida hayan aumentado de forma significativa en los últimos cien años.
Como profesionales médicos, es nuestro deber trasladar a la población un mensaje de responsabilidad y no dar credibilidad a estas teorías pseudocientíficas. El compromiso de los ciudadanos con el mantenimiento de las normas dictadas por las autoridades sanitarias es una herramienta imprescindible para protegernos de la trasmisión de la COVID-19.