El ICOMEM manifiesta su rotunda condena por la agresión verbal y física que han sufrido dos pediatras y una enfermera en el Hospital Materno Infantil de Granada

07 nov 2018
El ICOMEM manifiesta su rotunda condena por la agresión  verbal y física que han sufrido dos pediatras y una enfermera en el Hospital Materno Infantil de Granada

Además, quiere transmitir todo su apoyo a su familia y compañeros así como al Colegio de Médicos de esta provincia

El Colegio Oficial de Médicos de Madrid manifiesta su rotunda condena y repulsa por la agresión verbal y física que han sufrido dos pediatras y una enfermera en el Hospital Materno Infantil de Granada y quiere transmitir todo su apoyo a la familia y compañeros. Ante este lamentable hecho, la institución quiere hacer llegar su solidaridad al Colegio de Médicos de Granada por este violento acto. 
 
El ICOMEM quiere destacar la defensa absoluta de los órganos colegiales al personal sanitario ante este tipo de conductas reprobables y reclama, una vez más, que se incrementen las medidas de seguridad en los centros sanitarios, insuficientes en el momento actual.
 
El Colegio de Madrid reitera el mensaje "ANTE LAS AGRESIONES, TOLERANCIA CERO" y recuerda que el departamento de Asesoría Jurídica del Colegio de Médicos de Madrid está a disposición de todos los colegiados para denunciar no sólo las agresiones físicas sino también las amenazas, insultos o expresiones inapropiadas en el ámbito de trabajo. Una vez más insistimos y alentamos a que los facultativos afectados denuncien tanto las agresiones físicas, verbales o situaciones de maltrato
 
Carteles disuasorios
 
Por otro lado, conviene no olvidar que en la página web de esta institución hay unos carteles disuasorios, de carácter oficial, para que los médicos puedan colocar en sus consultas. Así, uno de ellos informa de que "El Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid en su obligación de velar por la profesión para asegurar la salud de los madrileños, advierte que en caso de amenazas o agresiones verbales o físicas a los médicos, denunciará por la vía penal al agresor, dada la condición de autoridad que es inherente a este profesional en el ejercicio de sus funciones". 
 
Además, el Colegio de Médicos de Madrid informa, en otro de los carteles, que "conforme al Protocolo firmado, el día 5 de mayo de 2008, entre la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y el ICOMEM, quien agreda a un médico podrá ser acusado de un delito de atentado y condenado a una pena de hasta seis años. 
 
Y, un tercero señala que "de acuerdo a la normativa vigente de la Comunidad de Madrid, la Dirección tienen la potestad de hacer el cambio de Centro, e incluso de Dirección Asistencial, a toda persona que ejerza violencia sobre algún profesional o paciente".