La Mesa de Hospitales del ICOMEM pide a la Consejería de Sanidad que reconozca a todos los médicos el descanso semanal continuado de 36 horas

19 sep 2018
La Mesa de Hospitales del ICOMEM pide a la Consejería de Sanidad que reconozca a todos los médicos el descanso semanal continuado de 36 horas

Insta a la Administración regional a que haga extensiva de oficio la sentencia firme dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en octubre de 2016, por la que se reconoció a los facultativos que presentaron demandas dicho derecho, en base a la normativa europea actual.

La Mesa de Hospitales del Colegio de Médicos de Madrid pide a la Consejería de Sanidad que reconozca a todos los facultativos que hacen guardias en el SERMAS el derecho al descanso semanal continuado de 36 horas. Este órgano, que representa a los colegiados que trabajan en este ámbito en esta Comunidad Autónoma, plantea dicha solicitud en base a la sentencia firme dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en octubre de 2016 en la que reconoció este derecho a varios grupos de profesionales que presentaron diversas demandas. 
 
La misma sentencia tuvo en cuenta la normativa europea y por ello, la Mesa de Hospitales solicita a la Administración regional que la haga extensiva a todos los facultativos con el fin de “evitar el síndrome de desgaste profesional (“burnout”) y el consiguiente deterioro de la sanidad pública”. 
 
La Mesa de Hospitales recuerda asimismo que este derecho “había sido reconocido por el Tribunal Supremo en mayo de 2001, pero en 2012, mediante una interpretación de la Ley 4/2012 de 4 de julio, las direcciones médicas de los hospitales decidieron incumplirlo”. Y añade que: “obligaron desde entonces a los médicos a trabajar el lunes tras haber realizado 24 horas de guardia el sábado anterior, sin ofertar otro día de libranza, impidiendo así el descanso semanal de 36 horas”. 
 
Por último, este órgano del Colegio de Médicos de Madrid explica que hace este llamamiento a la Consejería de Sanidad para que sea reconocido a todos los profesionales y “no obligarles a tener que acudir a la Justicia para reclamar dicho derecho, de forma individual, con el consiguiente colapso de los tribunales”.