Dr. Emilio Bouza, presidente del Comité Científico ce la Covid-19: Disponemos de diez fármacos para frenar el avance del coronavirus en función de la gravedad del paciente

02 dic 2021

En el informe "Tratamiento farmacológico de la COVID-19: un documento de opinión”, se recogen 146 referencias bibliográficas, sobre el actual arsenal terapéutico del coronavirus

El Comité Científico de la Covid-19 del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM) analiza los tratamientos que han demostrado ser eficaces el abordaje de la Covid-19 de acuerdo a los diferentes estadios de la enfermedad. 
 
Este órgano asesor del ICOMEM ha recopilado y estudiado hasta 146 referencias bibliográficas sobre el actual arsenal terapéutico del coronavirus.Entre sus conclusiones, el presidente del Comité, el doctor Emilio Bouza, apunta que hay 10 fármacos útiles para el tratamiento de esta enfermedad con independencia de la variante del virus.“Tenemos medicamentos antivirales, anticuerpos monoclonales y modificadores de la de inmunidad”- y aclara que cada uno de estos tres grupos son adecuados para una fase concreta de la enfermedad- “El primero de ellos actúa directamente contra el virus en primer momento de la enfermedad cuando las manifestaciones clínicas se derivan de tener virus activo circulando. Es decir, en fases precoces, siendo menos útiles cuando han transcurrido 8 o 10 días y las manifestaciones de la enfermedad se deben a la inflamación”, puntualiza.
 
Según documento que ha elaborado el Comité, el Remdesivir, el único aprobado en España por la AEMPS, el Molnupiravir y el PF-07321332 (Paxlovid ) han demostrado su eficacia en pacientes que no tiene una sintomatología grave pero que tienen factores de riesgo. Los ensayos clínicos sobre este tipo de fármacos se han enfocado para determinar hasta qué punto son eficaces para evitar que un paciente de estas características entre en el hospital o en la UVI.
 
Este especialista aclara que, aunque se disponga de estos fármacos no hay que dejar de insistir en la medida preventiva de la vacunación para frenar la expansión del virus.
 
Como se recoge en el documento para pacientes graves con COVID-19 la respuesta de la dexametasona es buena porque actúa limitando la inflamación. “Donde ha demostrado su eficacia en pacientes graves que necesitan de oxigenoterapia e intubación, pero fuera de esta situación clínica no está indicada”, apunta el doctor Bouza.
 
Fármacos prometedores
 
Hay otros fármacos inmunomoduladores con distintas dianas de acción que tienen ya indicaciones en pacientes con neumonía grave e insuficiencia respiratoria. De los fármacos ya conocidos con otras indicaciones, parece especialmente prometedora Fluvoxamina en el tratamiento de COVID-19.
 
Para el máximo responsable de este Comité del estudio de la Covid-19 ahora la investigación ha de centrarse en las combinaciones de estos medicamentos. “Debemos averiguar en qué medida en un monoclonal más un antiviral en un fármaco modulador de la inmunidad combinados pueden darnos todavía más eficacia en enfermos cada vez más graves”.
 
Por otro lado, algunos anticuerpos monoclonales en investigación podrían, si se demuestra su eficacia, ser administrados con carácter preventivo y acción a largo plazo.  Y de los fármacos ya conocidos con otras indicaciones, parece especialmente prometedora Fluvoxamina en el tratamiento de COVID-19.
 
Cambio de escenario
 
El panorama farmacológico para luchar frente a la covid ha cambiado a lo largo de la pandemia. De hecho, y como se manifiesta en el informe, la hidroxicloroquina, azitromicina y la combinación anti-VIH de Llpinavir y ritonavir han demostrado su ineficacia en distintos estudios y no tienen cabida en el tratamiento actual frente a la COVID-19. Como tampoco puede considerarse una terapia de eficacia el uso del plasma de convalecientes en pacientes con COVID en cualquiera de sus situaciones clínicas.
 
Variante Omicrom
 
Ante la inquietud en la población de la expansión de la nueva cepa denominada Omicrom, el doctor Bouza explica que como ha ocurrido con otras variantes seguirán apareciendo más casos. “Efectivamente, se distribuirá probablemente con la facilidad que lo han hecho las anteriores cepas. Las medidas de control para la transmisión de un virus como el Covid-19, sea cual sea la variante, son las mismas. No hay nada nuevo bajo el sol: distancia, mascarilla, evitar reuniones de grupos en espacios cerrados, buena ventilación y evitar estar en contacto con positivos”.
 
Vacunación en niños
 
 Ante el anuncio del Ministerio de Sanidad de la inoculación de la vacuna de BioNTech/Pfizer para menores de entre 5 y 11 años en los miembros de la Unión Europea (UE) a partir del 13 de diciembre, el presidente del Comité científico de la Covid del ICOMEM habla de la conveniencia de esta medida. “Es un grupo con un beneficio individual menor que otros colectivos, pero es un grupo que contribuye al beneficio colectivo adquiriendo menos la enfermedad y probablemente transmitiéndola un poco menos. De manera que yo creo que independientemente de que haya aparecido esta nueva variante, la vacunación entre 5 y 12 años es recomendable”