"Las autoridades sanitarias deben anticiparse a la demanda asistencial del síndrome post-COVID"

15 mar 2021
Síndrome post-covid

Entre el 20% y el 90% de los pacientes que han sufrido COVID-19 presentan síntomas semanas o meses después del diagnóstico de la infección.

El Comité Científico sobre la COVID-19 del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM) ha elaborado un informe de carácter multidisciplinar sobre el síndrome postcovid en el que han participado internistas, infectólogos, psiquiatras, neumólogos, cirujanos, geriatras, pediatras, microbiólogos, médicos de familia, entre otros.
 
El covid post-agudo o prolongado y crónico es el cuadro clínico que va más allá del tiempo en que se da por finalizada la fase aguda de la enfermedad. Un elevado porcentaje de las personas que han padecido COVID-19 refieren, tras la recuperación de la fase aguda de la enfermedad, una serie de manifestaciones clínicas, tanto subjetivas como objetivas, que se prolongan más allá de 3 semanas e incluso de 3 meses.
 
Los síntomas descritos por los pacientes son la astenia, la fatiga, la dificultad respiratoria, la opresión torácica, los dolores musculares, la dificultad de concentración y las alteraciones del sueño, entre otras muchas. Se manifiestan con intensidad variable, sin un patrón secuencial establecido y sin una explicación fisiopatológica evidente.
 
Ante la progresiva demanda asistencial de los millones de personas que han sufrido y superado el COVID agudo, este Comité recomienda a las autoridades sanitarias diseñar mecanismos de gestión ágil de atención. Considera que sería necesaria la creación de grupos multidisciplinares bien coordinados, así como la formación de grupos de investigación traslacional sobre la naturaleza, diagnóstico, prevención y tratamiento de este síndrome.
 
 
Síndrome post-COVID
 
En conclusión, el Comité Científico de la COVID-19 del ICOMEM, tras realizar un estudio de más de un centenar de referencias, advierte que del 20 al 90% de los pacientes que han sufrido COVID-19 presentan síntomas semanas o meses después del diagnóstico de la infección. Determina que las manifestaciones clínicas son muy variables y oscilan entre cuadros de simple cansancio y persistencia de lesiones pulmonares fibrosantes con alteraciones objetivas de la función pulmonar. El síndrome post-COVID parece particularmente frecuente y grave en aquellos adultos que han precisado ingreso en Unidades de Cuidados Intensivos y tiene un comportamiento peculiar en un grupo muy reducido de niños.
 
En cuanto a los síntomas respiratorios, son frecuentes la disnea o la tos en un 40% de los casos, la persistencia de lesiones pulmonares en pruebas de imagen o alteraciones en las pruebas de función pulmonar. Sin embargo, en el mismo informe, el Comité aclara que no ha encontrado evidencia definitiva sobre una importante participación de enfermedad cardíaca en el síndrome post-COVID.
 
Además, refieren alteraciones neurológicas, psiquiátricas, gastrointestinales y disfunciones del olfato y el gusto que pueden prolongarse durante meses. En concreto, sobre las alteraciones de origen músculo esquelético son frecuentes, siendo la fatiga y debilidad muscular persistente es uno de los síntomas más extendidos entre los pacientes de la COVID-19.
 
La sintomatología psiquiátrica causada por la infección SARS-CoV-2 puede aparecer de forma más tardía y persistir después de la infección y por tanto formar parte del síndrome post-COVID. Entre las hipótesis causales destaca el estado inflamatorio característico de la COVID-19 siendo ya conocida la relación entre estados inflamatorios y depresión.
 
En el caso de los niños con infección previa por COVID-19 puede presentarse, tras la resolución inicial, un cuadro inflamatorio tardío que ocurre en menos del 1% de los enfermos pediátricos. Se denomina en español SIM-PedS (síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico vinculado a SARS-COV-2) o MIS-C en la literatura en inglés (multisystem inflammatory syndrome in children) y se parece a enfermedades como la de Kawasaki.