Cuatro líneas de investigación sobre el adulto mayor en un nuevo documento de posicionamiento del Comité Científico del ICOMEM

27 may 2021
Cuatro líneas de investigación sobre el adulto mayor en un nuevo documento de posicionamiento del Comité Científico del ICOMEM

El Comité Científico del Adulto Mayor de ICOMEM ha elaborado un documento de posicionamiento para explicar las actividades y dar respuesta a cuatro líneas de investigación dentro de este área.

Para este comité es importante investigar al Adulto Mayor desde un planteamiento interdisciplinar, colaborativo y complementario y ser capaz de dar respuesta a las preguntas de investigación relevantes para el envejecimiento y para los propios mayores.
 
La OMS en su informe sobre el envejecimiento y salud del año 2015, el cual define como envejecimiento saludable, aquel que concibe la promoción de la autonomía funcional más que en el del puro control de enfermedades, entiende que es más importante la calidad de vida que su cantidad en la longevidad. Por eso es importante investigar en la salud de las personas mayores desde un abordaje interdisciplinar para no conducir a errores. Teniendo en cuenta la investigación básica, la investigación clínica y epidemiológica en adultos mayores.
 
Es muy difícil encontrar para una investigación genotipos limpios que no tengan ningún tipo de enfermedad para hacer un estudio ya que es poco probable que envejezcamos sin enfermedades. Sin embargo esto mismo supone un desafío para los investigadores que deben adaptar sus estudios a las características de cada sujeto ,que participa en los ensayos, pero obliga a interpretar los resultados con cautela.
 
Este documento se centra en los modelos más utilizados en la investigación epidemiológica y clínica. Los estudios de cohortes implican el seguimiento de grupos de personas a lo largo del tiempo. Sus propósitos principales son descriptivos y/o analíticos y suponen el mejor modo de conocer la incidencia de ciertos efectos y la secuencia temporal de los hechos, permitiendo evaluar las relaciones causales o de modulación entre ellos, a la vez que permiten al investigador examinar numerosas variables de resultado al mismo tiempo.
 
En el caso de envejecimiento en España destacan tres estudios: El estudio Toledo de Envejecimiento Saludable (ETES), el estudio FRADEA, desarrollado en Albacete, y el estudio ENRICA senior, de ámbito nacional.
 
Si hay algo que se ha querido destacar en este informe ha sido el motivo de porque las personas mayores están infrarrepresentadas en los ensayos clínicos: por un lado se encuentran las barreras de los pacientes, por otras la barreras del los médicos y criterios de inclusión y exclusión no específicamente diseñados para esta población. Por eso, ven necesario desarrollar ensayos clínicos específicamente diseñados para este grupo de población, con criterios propios, con resultados de interés para ellos, con una lógica que considere sus peculiaridades y necesidades.
 
Asimismo, en los últimos años muchas agencias y organismos reguladores han propuesto varios métodos sobre cómo establecer esas prioridades. Europa ha sido pionera en su investigación a través de varias iniciativas. Desde la Comisión Europea, la presencia del envejecimiento se ha impulsado en gran medida en los programas de trabajo en salud, ciencias de la vida y ciencias socioeconómicas y humanidades, incluyendo el Tercer Programa de Cooperación del Séptimo Programa Marco-H2020, que se diseño bajo el epígrafe general de “Bienestar y Reto Demográfico”. 
 
Desde España se ha diseñado el modelo ADVANTAGE para el abordaje de la fragilidad para toda la Unión Europea, incluyendo prioridades de investigación.
 
Aún así, habiendo un gran esfuerzo y siendo España uno de los países con el ranking mundial de expectativas de vida, no existe un Centro de Investigación sobre Envejecimiento, análogo al que sí hay sobre enfermedades cardiovasculares o del cáncer.
 
Desde este Comité se quiere poner de manifiesto la importancia de marcar unas prioridades de investigación centrándose en la necesidad de saber cómo es la relación entre el proceso de envejecimiento y algunas enfermedades crónicas que ponen a las personas en riesgo de fragilidad y discapacidad. Se necesita mejorar el conocimiento sobre la fragilidad, la sarcopenia, la desnutrición, la disfagia orofaríngea, las caídas, la disfunción cognitiva, el estrés del cuidador o la polifarmacia y el uso adecuado de fármacos en los mayores y las relaciones entre todos ellos.
 
Mejorar las herramientas de cribado y diagnóstico de las muchas áreas de la Valoración Geriátrica Integral, rápidas y sencillas, adaptadas a cada ámbito asistencial, haciéndolas útiles para insertarse en la práctica habitual de los profesionales (enfermeras, médicos de cabecera, geriatras …).
 
Que los conocimientos sobre cómo organizar la atención a los pacientes a lo largo de los diferentes entornos de atención, incluyendo los pacientes institucionalizados, teniendo en cuenta aspectos transculturales. La necesidad de evaluar la utilidad de la tecnología y sus indicaciones, así como las consecuencias y el abordaje de la brecha digital. 
 
Conocer qué eficiencia tienen los actuales modelos de atención a los mayores y cómo las intervenciones propuestas, con especial énfasis en los modelos de atención integrales, coordinados y continuados y cada uno de sus componentes, pueden mejorar dicha eficiencia, haciendo por un lado más sostenible el sistema de salud a la vez que mejora su calidad, aportando beneficios al paciente en términos de una mejora en su autonomía funcional, objetivo último de la atención geriátrica. Entender el impacto de factores sociales, y de manera especial la denominada “soledad no deseada”, sobre el riesgo de enfermedad y deterioro funcional y sobre la calidad de vida. De igual modo, debe profundizarse en los problemas específicos de la longevidad extrema (nonagenarios y centenarios), sus condicionantes y sus moduladores.
 
Como conclusión de este monográfico el Comité Científico considera necesario promover la investigación y la innovación en el área de salud relativa a los adultos mayores, enfocada a la prevención y abordaje de la discapacidad en todas sus etapas a fin de mejorar la salud de los madrileños y la sostenibilidad de nuestro sistema de salud.