Intervención del presidente del ICOMEM en el Congreso de los Diputados sobre la Ley de Eutanasia: "Esta ley va contra la esencia de la medicina"

17 mar 2021
Dr. Manuel Martínez-Sellés junto a varios miembros de la Asamblea por la Vida, la Dignidad y la Libertad  en el Congreso de los Diputados

La Asamblea por la Vida, la Dignidad y la Libertad pide que la Ley de la Eutanasia "sea declarada inconstitucional"

El Presidente del Ilustre Colegio de Médicos de Madrid, el Dr. Manuel Martínez-Sellés, pide en el Congreso de los Diputados junto a la plataforma Asamblea por la Vida, la Dignidad y la Libertad que tramiten la inconstitucionalidad de la Ley de Eutanasia. Asegura que "esta ley va contra la esencia de la medicina".
 
 
Discurso íntegro del Dr. Manuel Martínez-Sellés
 
"Esta ley va contra la esencia de la medicina. Es una ley que va en contra del juramento hipocrático, no solo contra el juramento hipocrático original, que tiene ya casi 2.500 años, sino contra las sucesivas renovaciones que se han ido haciendo desde 1948. En la última declaración de Ginebra, la de 2017, se sigue defendiendo el máximo respeto de la vida.
 
Todos los médicos en España tenemos un Código Deontológico que prohibe de forma explícita la eutanasia. Es un Código Deontológico que además es reciente, que tiene menos de tiene 10 años. La eutanasia va también contra el informe que hizo el año pasado el Comité de Bioética, máximo órgano asesor del Gobierno en estos asuntos, que de hecho depende del Ministerio de Sanidad y del Ministerio de Ciencia. Va contra la Asociación Médica Mundial que de forma tajante condena la eutanasia y, además, es una ley que va a cambiar de forma muy profunda nuestra sociedad.
 
Es particularmente cruel que se plantee esta ley cuando tenemos los cuidados paliativos infra desarrollados. En España tenemos menos de un tercio de los servicios de cuidados paliativos que se recomiendan. Somos de los pocos países de Europa que no tenemos una especialidad oficial de cuidados paliativos. Qué casualidad que tampoco existe en el Benelux, que es el único sitio de Europa donde se permite la Eutanasia.
 
Además, es curioso que justo esta semana se presenta en Francia una propuesta por parte del Partido Socialista a favor de la eutanasia, que se rechaza de forma muy mayoritaria, y por lo tanto Francia va a continuar como todo el resto de Europa, excepto el Benelux, siendo prohibida y condenando la eutanasia. Esta semana, también, el Tribunal Constitucional de Portugal ha declarado inconstitucional la ley de eutanasia aprobada en el parlamento portugués. Yo estoy seguro que cuando el Tribunal Constitucional español se pronuncie sobre esta ley también la declarará inconstitucional.
 
Pero mientras, en muy poco tiempo tendremos una ley que es muy agresiva y muy confusa, una ley que ni siquiera habla de eutanasia. Habla de ayuda a morir, confundiendo la eutanasia con los cuidados paliativos, cuando son dos cosas totalmente opuestas: los cuidados paliativos lo que hacen es paliar el sufrimiento y por lo tanto tienen como objetivo acabar con el sufrimiento, mientras que la eutanasia es lo contrario: quiere acabar con el que está sufriendo. Y la misma ley lo confunde.
 
Es una ley que nace del engaño porque se va a considerar a todos los efectos legales la eutanasia como muerte natural. Es decir, las implicaciones que puede tener algo que por definición no es muerte natural son muy graves. Es además una ley que no exige que no haya que haya una valoración psiquiátrica de los pacientes que hagan esta solicitud. La propia Sociedad Española de Psiquiatría señala que más de el 90 % de los casos puede haber una psicopatología, una depresión patológica, una esquizofrenia u otro tipo de enfermedad psiquiátrica.
 
Otra cuestión que debería ser motivo de reflexión es que existen muy pocos países en el mundo que tienen una eutanasia legalizada. En Europa solo el Benelux y en el resto del mundo solo en Canadá y Colombia. Esto demuestra hasta qué punto nos estamos equivocando. En cualquier caso, en la mayoría de estos países y se exige una valoración psiquiátrica por parte de los especialistas en salud mental, cosa que no va a suceder aquí.
 
Como médico, es indignante que todo este trámite de esta ley se haya hecho de forma muy apresurada y además durante la pandemia, cuando los profesionales sanitarios hemos estado dedicados a salvar la vida a pacientes con infecciones cardio respiratorias graves. No solo eso, cuando se publique la ley en el BOE también su implementación va a ser muy apresurada. Va a cambiar de forma radical el Sistema Sanitario y solo se va a dar tres meses para aplicarla.
 
Por lo tanto, nosotros tenemos mucho temor. En la ley, de forma explícita, se solicita que haya un registro de los médicos que hagan objeción de conciencia, de los médicos que vamos a ser coherentes con nuestro Código Deontológico, con el juramento hipocrático que hicimos en su día. Los médicos que estamos siguiendo las prácticas médicas éticas tenemos que significarnos. ¿Hasta qué punto esto puede tener consecuencias? Puede tener consecuencias a nivel laboral, a nivel de promociones, etc.
 
Por lo tanto, sí creo que va a ser muy importante el papel que van a tener las autonomías para limitar en cierta forma la aplicación de esta ley, y yo tengo esa esperanza, que en muchas autonomías la ley vaya a tener una aplicación menor. También tengo la esperanza de que algún día cambie el Gobierno y esta ley se derogue o que el Tribunal Constitucional la declare inconstitucional. Mientras nos va a tocar estar muy vigilantes como profesionales, como pacientes, como familiares".
 
 
Más de 150 organizaciones
 
La Asamblea la Vida, la Dignidad y la Libertad agrupa a más de 150 organizaciones, muchas de las cuales han estado presentes en la reunión celebrada con un grupo de diputados del PP, VOX, UPN y Foro de Asturias.