La profesión médica debe ser partícipe de las medidas que afecten al funcionamiento del sistema sanitario y ejercicio profesional

21 dic 2020
Posicionamiento Comité Profesionalismo Médico ICOMEM

Los Comités de Evaluación deben disponer de mecanismos para valuar las competencias de los profesionales que se contraten por esta vía excepcional

El Comité de Profesionalismo de ICOMEM hace pública su posicionamiento sobre la aplicación del Real Decreto Ley 29/20 y propone a la Junta Directiva del Colegio de Médicos de Madrid que eleve al gobierno de la nación y de la Comunidad Autónoma de Madrid, la determinación de hacer partícipe siempre a la profesión médica de las medidas que afectan al funcionamiento del sistema sanitario y al ejercicio profesional. En el documento emitido hoy, considera que es no es aceptable que se promulgue esta norma sin haber sido estudiada y acordada con este colectivo, al tiempo que solicita que se establezcan mecanismos para que los Comités de Evaluación valúen las competencias de los profesionales que se contraten por esta vía excepcional. Además, inciden en la participación efectiva de los responsables de las unidades y servicios para determinar las necesidades de profesionales, definir las competencias profesionales necesarias, seleccionar a los profesionales más adecuados y evaluar su desempeño.
 
Argumentos del Comité
 
La postura del Comité de Profesionalismo Médico de ICOMEM frente a la publicación del Real Decreto Ley 29/20 se basa en un análisis que desarrolla en el documento difundido hoy. En el mismo manifiesta que las medidas que se adopten serán más adecuadas, si se tiene en cuenta el conocimiento experto de los profesionales médicos; por lo que se debe contar con ellos en la toma de decisiones futuras.
 
Con respecto al apartado 2.1.a. de la norma, el Comité  Científico asegura que no debe autorizar para ejercer una especialidad a profesionales que carecen de título de especialista, y los médicos contratados bajo estas condiciones deben estar incluidos como personal médico en formación, con todas las limitaciones y supervisiones que tienen los médicos durante el periodo de formación especializada postgraduada.
 
Para este órgano asesor del ICOMEM deberían ser los Comités de Evaluación quienes evaluaran la idoneidad de las competencias profesionales, y los responsables de los servicios y unidades quienes determinaran las necesidades de recursos humanos que eventualmente se puedan derivar de la crisis de la COVID-19, incluyendo sus perfiles profesionales.
 
En relación con el artículo 3 del Real Decreto Ley 29/20, sobre la movilidad geográfica entre centros, y a la permeabilidad entre especialidades, este Comité cree que no se debe imponer a los profesionales, que han dado sobradas muestras de compromiso con el sistema sanitario público. Proponen que sean los responsables de servicios y unidades quienes las analicen para prestar la mejor calidad asistencial en estas circunstancias  excepcionales provocadas por la pandemia.
 
Por último, acerca del artículo 3.2, en el que parece  habilitar al personal de enfermería de centros hospitalarios para desarrollar actividades propias de médicos de atención primaria, el Comité del Profesionalismo Médico del ICOMEM considera que está en abierta contradicción con lo establecido en la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias y conllevaría riesgos para la seguridad del paciente.
 
Declaración del Comité del Profesionalismo Médico del ICOMEM
 
 
Asimismo, aclara que basará su funcionamiento en una serie de principios fundamentales como la primacía del bienestar del paciente, su autonomía, la justicia social, cuando esas decisiones estén en consonancia con la prácica ética; mientras que establece  una relación de responsabilidades por parte de los profesionales como:
 
 El compromiso con la competencia profesional.
 El compromiso de honestidad con los pacientes.
 El compromiso de confidencialidad.
 El compromiso de mantener relaciones apropiadas con los pacientes.
 El compromiso con la mejora de la calidad de la asistencia.
 El compromiso con la mejora en la accesibilidad a la asistencia.
 El compromiso con la justa distribución de unos recursos finitos.
 El compromiso con el conocimiento científico.
 El compromiso con el mantenimiento de la confianza mediante la gestión de los conflictos de interés.
 El compromiso con las responsabilidades profesionales. Como miembros de una profesión, se espera que los médicos trabajen en colaboración para maximizar la atención al paciente y participar en los procesos de autorregulación.