Las Vocalías de Atención Primaria del CGCOM piden que la gestión y dirección sanitarias estén al margen de intereses políticos

16 jun 2020
Las Vocalías de Atención Primaria del CGCOM piden que la gestión y dirección sanitarias estén al margen de intereses políticos

A través de un comunicado las Vocalías de Atención Primaria Rural y Urbana del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (GGCOM) demandan la reconstrucción de una nueva AP en la que se subsanen todas sus deficiencias para afrontar futuras crisis sanitarias

Las Vocalías de Atención Primaria Rural y Urbana del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (GGCOM) han expresado que la pandemia de COVID-19 ha puesto en evidencia las carencias que sufre la Atención Primaria, en una asamblea conjunta celebrada por videoconferencia. Por ello, demandan un presupuesto finalista y suficiente, más tiempo para que los profesionales puedan atender a los pacientes, autonomía de gestión de acuerdo a las competencias de cada profesional, atención de las plazas de difícil cobertura, un plan de recursos humanos y que la gestión y dirección sanitarias estén al margen de intereses políticos, entre otras medidas.   
 
La pandemia por COVID19 ha mostrado las carencias de una Atención Primaria debilitada en el contexto de un Sistema Sanitario hospitalocentrista; dichas carencias ya fueron apuntadas en el documento “La  Atención Primaria en 2025 “en el que se aportaban soluciones de cara a solventar dichas deficiencias. De nuevo, la Atención Primaria ha sobrevivido gracias al trabajo, dedicación y profesionalidad de sus sanitarios. Este documento no es una crítica sino una reflexión constructiva donde la Atención Primaria ha demostrado que ha sido un elemento clave en la contención de la pandemia y por ello debemos de protegerla de forma inmediata para afrontar futuras crisis. No debemos quedar estancados en el pesimismo de los errores previos de la AP, debemos aprovechar nuestro potencial de trabajo y construir una nueva AP que subsane los errores conocidos, de aquí la aportación constructiva hacia una AP optimista y moderna.
 
La planificación parte desde la Universidad, donde AP debe de ser protagonista y conocida por todos los estudiantes, debe de quedar reflejada en el Grado de Medicina. Hay que incrementar el número de plazas MIR de Medicina de Familia y finalmente las contrataciones de los Médicos de Familia deben de prescindir de precariedad y ofrecer continuidad para promover la continuidad asistencial y la relación médico-paciente que es Patrimonio de la Humanidad.
 
La gestión y dirección sanitaria debe de estar al margen de intereses políticos. Su representación debe ser por profesionales adecuadamente cualificados y por concurso de oposición, prescindiendo de puestos de interés en función de cambios políticos, con miras a suspender el cortoplacismo e invertir en la actualidad para conseguir beneficios a medio y a largo plazo.