El ICOMEM facilita las recomendaciones para la reapertura de consultas y clínicas privadas con seguridad

13 may 2020
Vocalía ejercicio libre

La Orden SND/388/2020, de 3 de mayo del Ministerio de Sanidad, establece las condiciones para la apertura al público de consultas y algunas clínicas privadas

 La crisis sanitaria generada por la enfermedad de la COVID-19 ha llevado a muchos profesionales de la medicina privada al cierre temporal de sus clínicas y consultas debido a la adopción de medidas preventivas necesarias para evitar riesgos de contagio. Ahora y tras la publicación en el BOE de la Orden SND/388/2020, de 3 de mayo, los titulares de algunos centros médicos privados han tomado la iniciativa de retomar su actividad. Desde el 4 de mayo, con el inicio de la fase 0, se han establecido una serie de medidas de protección e higiene y de riesgos laborales que son de debido cumplimiento para el ejercicio de la actividad clínica. Solo quedan excluidas, hasta el inicio de una nueva fase, las clínicas que estén dentro de una superficie de más de 400 metros y/o las que estén ubicadas en un centro comercial y no tengan acceso directo desde la vía pública.
 
La Vocalía de Médicos de Ejercicio Libre del Ilustre Colegio de Médicos de Madrid, conocedora de este nuevo escenario, ha elaborado la "Guía informativa y orientativa sobre las recomendaciones para la reapertura de las clínicas y consultas médicas" para ayudar en la aplicación de estas normas a los médicos titulares, profesionales contratados de PYMES o a los que trabajan en consultas médicas. 
 
El Dr. Pablo Lázaro Ochaita, vocal de Ejercicio Libre del ICOMEM, aclara que este documento, cuyo fin es orientativo, pretende aclarar las dudas que puedan surgirle a los colegiados que hayan decidido dar continuidad a su ejercicio profesional. "En estos últimos meses, los médicos privados han dado muestra de su responsabilidad como colectivo anteponiendo las medidas preventivas para evitar el contagio de sus pacientes a sus propios intereses. Muchas han parado su actividad, pero ahora, debemos ayudarles para que puedan realizar su actividad asistencial con las mejores garantías", asegura.
 
Entre otras medidas, en el documento elaborado por el ICOMEM, y basado en el desarrollo de la Orden SND/388/2020, de 3 de mayo, se especifica que las clínicas y consultas deben establecer un sistema de cita previa que garantice que el paciente vaya a ser atendido sin tener que hacer uso de las salas de espera. Además, precisa que en todo momento debe existir separación física entre personal y pacientes cuando utilicen las zonas comunes (en caso de que la recepción de la clínica no tenga espacio suficiente para garantizar la distancia de seguridad, se instalarán mostradores y mamparas). Y, finalmente, se determina un horario de atención preferente para mayores de 65 años, que deberá coincidir con las franjas horarias para la realización de paseos y actividad física de este colectivo. 
 
Al mismo tiempo, se previene a los facultativos a adoptar las medidas de protección e higiene que deben cumplir la clínicas y consultas, así como medidas de prevención de riesgos laborales entre el personal. Y, por último, se les recuerda la recomendación de realizar un cuestionario previo a cada paciente con el que detectar un posible caso positivo de coronavirus.