Abierto el plazo hasta el día 30 de abril para solicitar ayudas para desarrollar proyectos de cooperación internacional

10 mar 2019
Abierto el plazo hasta el día 30 de abril para solicitar ayudas para desarrollar proyectos de cooperación internacional

El importe total es de 78.500 euros y pueden presentarse tanto ONGs como médicos con carácter individual con las iniciativas que quieren desarrollar

El Colegio de Médicos de Madrid abre la convocatoria de Ayudas a la Cooperación Sanitaria “Juan Bartolomé” con el objetivo de apoyar los proyectos de entidades, ONGs o particulares médicos, que tienen como fin mejorar la salud de los colectivos menos favorecidos. El importe global de la dotación económica para 2019 es de 78.500 euros.

El presidente del ICOMEM, el Dr. Miguel Ángel Sánchez Chillón y el Dr. Ricardo Angora Cañego, vocal de Empleo y Cooperación Internacional de esta institución, recuerdan que, “para la institución es una prioridad contribuir a la mejora de la asistencia sanitaria que se presta en los países más desfavorecidos; los médicos tenemos una obligación humanitaria que no podemos obviar”.

Las entidades u organizaciones no gubernamentales sin ánimo de lucro que se presenten a esta convocatoria deben contar entre sus miembros activos con médicos colegiados del ICOMEM y haber realizado, al menos, dos proyectos en la misma línea en los últimos dos años. Asimismo, también podrán optar a estas ayudas de forma individual los médicos colegiados que hayan participado, al menos, en cinco proyectos del mismo tipo.

Las solicitudes, acompañadas de la documentación requerida, en idioma español, se podrán presentar hasta el día 30 de abril en soporte digital, enviando un correo electrónico a: registro@icomem.es. Una vez recibido se responderá a la dirección de correo con el número de registro de entrada asignado. Las bases y solicitud de la convocatoria se pueden consultar y descargar en el documento adjunto. La resolución de la concesión o denegación de las ayudas se notificará en el plazo máximo de dos meses desde el cierre de la convocatoria.


Nueve proyectos desarrollados con las ayudas 2018

Cabe recordar que el Colegio de Médicos de Madrid concedió las Ayudas a la Cooperación Sanitaria “Juan Bartolomé” 2018 a nueve proyectos, de los 15 presentados, para desarrollar distintas iniciativas, en diversos lugares del mundo con el objetivo de promover el desarrollo en el ámbito de la salud en las zonas más desfavorecidas. En concreto, las iniciativas a las que el ICOMEM prestó su apoyo son las fundaciones Cirujanos en Acción, El Compromiso, Emalaikat, Recover, Esperanza y Alegría, Acción Geoda, Taller de Solidaridad, la ONG Medicus Mundi y la Dra. Ana Bertha León Solórzano.

El elaborado por la Dra. Ana Bertha León Solórzano, médico cirujano, buscaba reducir la violencia contra la mujer en una zona de pobreza extrema, Tablada de Lurín, perteneciente al distrito de Villa María del Triunfo en la ciudad de Lima (Perú). En concreto se planteaba realizar acciones de prevención a través del Centro Médico de Promoción Humana “Amor de Dios” mediante talleres de formación y actividades de sensibilización, centrados especialmente en salud sexual reproductiva y participación de la mujer en el desarrollo local.

La Fundación Cirujanos en Acción recibió también el apoyo del ICOMEM para desarrollar campañas de tratamiento de patologías de la pared abdominal y, al mismo tiempo, enseñar a los profesionales locales el uso malla mosquitera india de bajo coste que les permitirá tratar las hernias. En concreto la iniciativa se planteó para Liberia, Benín, Mozambique y Uganda (África) y Perú.

Asimismo, fue respaldado por el Colegio de Médicos de Madrid un proyecto promovido por la Fundación El Compromiso para formar a personal sanitario en Pediatría en el Hospital Saint Joseph de Bébédjia en la República de Chad. Su objetivo, la identificación de los casos de desnutrición infantil para implantar un plan de intervención preventivo y que se reduzca la morbimortalidad por esta causa.

Mejorar la salud ocular en Turkana, una zona desfavorecida del norte de Kenia, era el objetivo de la iniciativa de la Fundación Emalaikat. Su población nómada, la mayoría por debajo del nivel de pobreza, y la carencia de infraestructuras determina una elevada tasa de ceguera, especialmente por cataratas, tracoma y xeroftalmia, causas prevenibles o tratables a la que era necesaria ayudar.

Medicus Mundi también recibió ayuda del Colegio de Médicos de Madrid. En este caso para un plan que perseguía lograr el derecho a una salud integral e incluyente para todas las poblaciones rurales del Perú. Y, de manera específica, mejorar la salud en la región Huancavelica a través de la implementación del Modelo de Atención Integral de Salud Basado en Familia y Comunidad.

Además, la Fundación Acción Geoda pudo con el importe recibido paliar el elevado número de muertes fetales y neonatales, mejorando la atención sanitaria y el cuidado de las mujeres gestantes que viven en las aldeas del Valle Tessaout (Marruecos). Para ello, planteó la puesta en marcha de un dispensario médico con una enfermera y una matrona que se desplazaría periódicamente a dichas aldeas.

Otra de las ayudas a la cooperación en salud fue al proyecto de la Fundación Esperanza y Alegría que planteaba la mejora del acceso a una asistencia sanitaria de calidad y gratuita para la población más vulnerable de la India mediante barcos-hospital que recorren las zonas más remotas de la región de Sundarbans. 

La Fundación Taller de Solidaridad fue otra de las entidades que pudo, con el apoyo del ICOMEM, fortalecer al Ministerio de Salud Nicaragüense en la implementación del Modelo de Salud Familiar y Comunitario en quince comunidades del Municipio de San Lucas. Así, se llevaron a cabo acciones de promoción y prevención para contribuir a una maternidad segura y a la prevención de enfermedades prevalentes de la infancia con el fin de reducir complicaciones obstétricas y mortalidad infantil.

También la Fundación Recover recibió una ayuda del Colegio de Médicos de Madrid para dotar de equipamiento médico al centro de salud de nueva construcción de Kpakpamé, comarca que pertenece a la República de Benín, África, donde sólo existe un centro de salud público para 200.000 habitantes.