La relación médico-paciente tiene su núcleo en la confianza y en la co-responsabilidad, una de las ideas del "Decálogo sobre Deontología Médica"

29 ene 2019
La relación médico-paciente tiene su núcleo en  la confianza y en la co-responsabilidad, una de las ideas del

Ha sido elaborado tras la celebración de los “V Seminarios sobre Medicina y Cine” y acaba de presentarse en el Colegio de Médicos de Madrid al mismo tiempo que se inauguraba la edición de 2019

“Las emociones en sí mismas no son buenas ni malas. Lo importante es saber gestionarlas, y el médico en su práctica clínica diaria debe aprender a hacerlo” y “La relación médico-paciente tiene su núcleo en la confianza y en la co-responsabilidad”. Son dos de las ideas que forman parte del “Decálogo sobre Deontología Médica”, elaborado tras la celebración de los “V Seminarios sobre Medicina y Cine” y que acaba de presentarse en el Colegio de Médicos de Madrid. 

Dicho Decálogo, redactado por El Dr. Benjamín Herreros Ruiz-Valdepeñas, miembro de la Comisión de Deontología del ICOMEM y la Dra. M.ª Jesús Pascual Segovia, del Madrid Salud-Ayuntamiento de Madrid y presentado por la vicepresidenta del ICOMEM, la Dra. Belén Padilla Ortega, es el trabajo realizado tras la proyección de diez películas que han servido como base para debatir entorno a algunos de los capítulos que forman parte del Código de Deontología médico. 

Otra de las conclusiones señala que “para dar calidad asistencial hay que evaluar los riesgos y beneficios de cada decisión”, reflexión vinculada a la película “Efectos secundarios” y al capítulo IV del Código de Deontología. El cuarto punto del Decálogo indica que “se deben utilizar las tecnologías de la información que sean compatibles con el secreto profesional” y éste tiene que ver con la película “La red” y el capítulo V del mismo documento antes mencionado. 

Tras la proyección de “Las normas de la casa de la sidra”, a la que siguió el debate sobre ella y el capítulo VI de dicho Código, se extrajo el concepto que establece que “siempre que se asegure la asistencia sanitaria, el médico tiene la opción de objetar de conciencia”. 

Otro de los planteamientos plasmados en el Decálogo es: “El médico debe respetar las decisiones de los enfermos en el final de la vida” que está relacionado con el capítulo VII del Código de Deontología y la película “Truman”. El séptimo punto del “Decálogo de Deontología Médica”, tomando como referencia “Al cruzar el límite” y el capítulo VIII, establece que “el médico tiene que colaborar con sus compañeros con transparencia y lealtad, tanto en la práctica clínica como en la investigación”. Además, y relacionado con el capítulo XI del Código de Deontología, que trata los trasplantes de órganos, tema sobre el que se debatió tras la película “John Q” se indica que “debemos luchar por conservar un sistema sanitario universal en el que todos tengamos el mismo derecho a recibir un trasplante”. 

Los dos últimos puntos tienen que ver con la reproducción humana (capítulo XII-película “Juno”) y la tortura y vejación de la persona (capítulo XV-película “Alguien voló sobre el nido del cuco”) y señalan que “es importante trabajar la historia de valores con los adolescentes, para que sean responsables con el embarazo” y “los médicos deben cuidar y respetar a todos los enfermos, especialmente a los más vulnerables”.